El 12 de octubre y Martín Caparrós

Martín Caparrós (Buenos Aires, 1957) ha iniciado recientemente un blog en la sección de Blogs de El País, y oportunamente, a mi entender, en atención a la fecha de publicación, 12 de octubre, presentó una visión polémica precisamente sobre esta fecha. La entrada se titula Qué fantástica esta fiesta, y por las reacciones de los lectores, expresadas en los comentarios, ha causado bastante escozor en las fibras sensitivas emocionales de muchos desprevenidos, poco informados y escasamente comprensivos seguidores del blog.
Caparrós, escritor y periodista, ha sido ganador del premio Planeta y del premio Rey de España. Escribe desde Argentina y desde el principio establece que su blog, Pamplinas, es un intento – insistentemente fracasado – de mirar al mundo desde Argentina, o Argentina desde “algún otro mundo.
Desde ya les digo que vale la pena leer la entrada de su blog, pues me parece que contiene una visión, como dicen ahora, “rompedora”, de lo que la fecha significa desde el punto de vista sociológico en América Latina y en otras partes del mundo occidental.
En breve, luego de puntualizar la desestructuración de la línea tradicional de décadas pasadas sobre lo que oficialmente era llamado descubrimiento de América, o día de la raza, denominaciones que ya usamos poco, y sólo porque así lo aprendimos en las lecciones de historia, enuncia los múltiples nombres que recibe la fecha y lo que en ella se conmemora. Incluso algunas de estas denominaciones y tratamientos los trata de oxímoron porque intentan mostrar “lo contrario de lo que pasó”. Específicamente eso de que es el día de la resistencia indígena, día del respeto a la diversidad cultural, día de la hispanidad, o día del encuentro de dos mundos. Incluso en España es el Día Nacional, me imagino que por falta de otra fecha histórica unificadora de lo que significó España como imperio.
De todas maneras, Caparrós plantea presunciones actuales e históricas, desde el punto de vista antropodemográfico con las que se puede estar o no de acuerdo, pero que llaman mucho la atención.
Aquí tengo que introducir la nota personal – para eso esto es un blog personal -, de que afortunadamente tuve en mi padre, hombre inteligente y culto, proveniente de un país con aspiraciones, un orientador hacia el cuestionamiento de la historia oficial. Muchos años antes de que los biempensantes de que habla Caparrós hicieran su triunfal aparición en la escena, ya decíamos, por ejemplo, que quizás no debería celebrarse el 12 de octubre por sus implicaciones como conquista y sometimiento. Es más, ni siquiera deberíamos usar esa palabra siendo supuestos sujetos de esa conquista. De esa y otras cosas hablábamos en sobremesa en tiempos de infancia y adolescencia.
Volviendo al tema, asumir una actitud protectora o defensora de culturas y etnias, de costumbres y tradiciones, puede implicar, y creo que es así, que se obstaculice el acceso de esa cultura, de esa etnia, de esa nación a recursos culturales – técnicos y científicos -, promoviendo la permanencia de ese grupo social en la ignorancia y el atraso.
También estoy de acuerdo en que los grupos sociales, étnicos, culturales, en los que se incluyen los llamados pueblos originarios, los antes correctamente denominados aborígenes, son resultado de migraciones, movimientos poblacionales, poblamiento y derivación a su vez de otros grupos en otras regiones, e incluso en otros continentes. Entonces ¿Qué grupo realmente es el originario? ¿Dónde está su origen?
Además, así como la leyenda buena y políticamente correcta del indio indefenso, minusválido, sometido a los vejámenes del conquistador es incompleta, también es verdad que esos grupos indígenas u originarios tenían relaciones entre sí de conquistadores y conquistados, amos y esclavos, sometedores y sometidos, ocupantes y desplazados, desde incluso siglos antes de la conquista española.

One thought on “El 12 de octubre y Martín Caparrós

Comments are closed.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE