Cuba y USA vuelven

El acuerdo al que han llegado Cuba y USA sobre el restablecimiento de sus relaciones diplomáticas, con el intercambio de detenidos, y el anuncio de la reapertura de la embajada americana en La Habana ha sorprendido a muchos.

La notable y espectacular repercusión que este evento tiene y tendrá en la distribución de fuerzas en el universo político hemisférico es evidente.

Cincuenta años después parece que una condición de enfrentamiento vestigial del a Guerra fría llega a su fin de manera gradual y amistosa.

IMG_0472.JPGEl presidente Obama ha tomado una decisión trascendental bajo el argumento esgrimido por tanto tiempo de la inefectividad del bloqueo o embargo decretado y aplicado por USA a la isla.

Raúl Castro, el régimen cubano, han sucumbido a la realidad global, o al menos eso parece, lo que permitirá al país entrar por fin en el siglo XXI, si todo es como esperamos.

Merecen destacar algunos puntos que aún permanecen difusos.

  1. La mediación del papa Francisco, que probablemente no hubiera tenido lugar sin la disposición de ambos países a negociar.
  2. Los intereses de cada país, incluyendo la necesidad de recuperar a agentes del servicio de inteligencia americano, para lo cual parece que la moneda de cambio han sido los espías cubanos de la conocida red Avispa. Cuando es necesario, el gobierno americano, como cualquier otro puede mover los engranajes para que unos condenados por un poder judicial supuestamente independiente sean liberados y entregados según las necesidades de seguridad nacional.
  3. El agente desconocido y liberado por Cuba parece ser el realmente importante en tanto disparador de este viraje.
  4. Obama seguramente tendrá ahora menos afecto, si cabe, del sector conservador americano (estadounidense) y del organizado exilio cubIMG_0471.JPGano.
  5. No importa la democracia en realidad. Estados Unidos mantiene relaciones con todo tipo de regímenes según sus intereses, de tal manera que los esperanzados con que USA presione para que un régimen dictatorial, violador de derechos humanos, explotador, o terrorista, por mencionar sólo algunas de las banderas de los que creen en USA como el gendarme mundial, pueden en este caso sentarse decepcionados a esperar una mejor oportunidad. No hay cambio político en Cuba, como no lo ha habido en China.
  6. El discurso anti-imperialista proseguirá, pero con mucha debilidad. Venezuela queda solitaria, además de carente de argumentos. Una posición oportunista de Cuba que aprovechó, mientras pudo, el chorro de dinero proveniente de Venezuela, su apoyo internacional, la influencia en la cuenca del Caribe y el soporte proporcionado por los países sudamericanos. Incluso Cuba prácticamente esquilmó a Venezuela en tanto pudo.
  7. Parece que Cuba aprovecha las circunstancias según su conveniencia. Así lo hizo con la URSS, con Venezuela, y ahora de manera pragmática lo hará con Estados Unidos.
  8. No bastará pero es probable que la nueva dinámica permita que la influencia occidental traiga a los cubanos nuevas perspectivas, acceso a recursos, en fin, aire fresco y posibilidades de crecimiento personal y social.
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE